Desde 1970 cada 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Tierra para reivindicar la importancia del medio ambiente y en esta ocasión coincide con que el 2020 ha sido nombrado El Súper Año de la Biodiversidad. La explotación de recursos como el suelo, la deforestación y la alta cantidad de residuos y materiales no biodegradables son solo algunas de las causas que están poniendo la salud de nuestro mundo en peligro. En el último año hemos sufrido los incendios de Australia, el Amazonas y se han registrado altas temperaturas terrestres incluso en zonas como La Antártida.

El debate sobre el uso excesivo del plástico ha cobrado especial relevancia en los últimos años por las numerosas consecuencias negativas que tiene, sobre todo en animales y ecosistemas marinos. Greenpeace ha publicado que se estima que cada año cien mil mamíferos marinos y un millón de aves marinas mueren al consumir plástico por diferentes motivos, como la asfixia o la desnutrición. En el caso de las tortugas, por ejemplo, confunden las bolsas de plástico con las medusas y las ingieren creyendo que son alimento.

La Unión Europea ha prohibido los plásticos de un solo uso a partir de 2021, como es el caso de las pajitas. En otros países como México el Senado puede reformar la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos y prohibir esto mismo. De esta manera grandes empresas buscarían alternativas sostenibles para el embalaje de sus productos, aunque actualmente hay muchas opciones sin envase y cero residuos en nuestra higiene diaria. 

La conexión entre la salud humana, la de la Tierra y la biodiversidad es una reflexión que el Covid-19 ha puesto sobre la mesa. El PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), ha publicado que cada cuatro meses nace una nueva enfermedad infecciosa, de las que el 75% provienen de los animales. Hecho que nos hace pensar que nuestra salud depende directamente de la salud de la naturaleza y en definitiva de la Tierra. 

En América del Sur y Centroamérica existe la divinidad a la Pachamama (o Mama Pacha), que representa a nuestro planeta. El día 1 de agosto se celebran rituales de agradecimiento por todo lo que nos ofrece, ya que se entiende que es generadora de vida. Esta veneración nos hace reflexionar sobre su protagonismo en nuestra propia existencia, el ciclo de la vida y la necesidad de respeto hacia ella y los animales que la habitan.

A pocos días de El Día de la Madre te proponemos mimarla a ella y a la Tierra con nuestro neceser MADRE TIERRA relleno de productos veganos y completamente libres de plásticos. El neceser está hecho de botellas recicladas, dando así una segunda vida a los residuos plásticos. Haz de los gestos cotidianos gestos sostenibles con Naturbrush y nuestra alternativa biodegradable.